Pasión

#

Flagelación

Es una tortura atroz con la que Pilato quiso engañar a los que querían la muerte de Jesús para salvar al Mesías de la pena capital, pero fue en vano. La Sábana Santa muestra que los latigazos fueron alrededor de ciento veinte y seis hoyos cada uno, siendo el latigo construido con varios cables en cuyos extremos se fijaron bolas de plomo rudimentarias, o huesecillos del oído agudo.

Azotes como tortura

Este tipo de castigo con un látigo o flagelo era una práctica común para todos los esclavos. Durante el imperio la flagelación se llevaba a cabo antes de la crucifixión, y ocasionaba desfiguración del cuerpo, laceración de la piel, trauma e incluso la pérdida de un ojo. El condenado era atado a un poste pequeño para que pudiera agacharse.

Dos "flageladores" alternaban el látigo en la condena e incluso si el objetivo no era matar, muchos perdieron una gran cantidad de sangre, debido a sus lesiones, sufrieron un golpe fuerte y murieron durante la flagelación, otros después de un corto período de tiempo. A menudo, la víctima era volteada para que la flagelación se efectuara en el pecho también.

Flagelación DEL HIJO DE DIOS

¿Puede un hombre de buen grado soportar tales tormentos y tales atrocidades? La carne grita su agonía bajo la flagelación implacable, realizada por los verdugos al servicio del mal. Sí, es el amor el que me mantiene clavado que me hacía soportar tan inmenso sufrimiento ofrecido como sacrificio por todos ustedes. Piensen en esto: cómo el hombre real, mi carne no era diferente a la suya, de hecho, la sangre que latía en mis venas llevaba la vida al igual que todos ustedes, pero hasta la última gota la tuve que pagar para redimir todos los pecados cometidos y también los pecados futuros.

Sí, toda la culpa cargada sobre mí como enormes rocas, mientras que el pensamiento desenfrenado del mal desatado para llegar a terribles torturas, estaba convencido de que iba a conseguir la victoria con mi aniquilación física.

Si fuera posible, los verdugos me hubieran lacerado y destruido incluso mi alma. Mientras tanto, acababan no sólo con cada centímetro de mi cuerpo, hiriendo no sólo la piel sino también mi carne.
(cfr. Is 53,5).

Intenta con pequeños ganchos desgarrar un poco de tu carne, y tal vez puedas imaginar el dolor intenso y la sensación de ser torturado por todas partes. En ese momento volví a vivir como en una pesadilla lo que ya sabía, por lo cual había sudado sangre en el huerto de los olivos.
(cfr. Lc 22, 44).

Llevar la cruz y beber del cáliz amargo era algo más allá de la resistencia humana, de hecho, la totalidad de la cruz, el dolor, el sufrimiento y la crueldad nunca puede igualar mi agonía. Allí, no sólo el cuerpo sufrió, sino mi ser en su totalidad.

Traicionado por un discípulo a quien quería, incluso golpeado por los que se habían beneficiado de mis gracias, insultado como el último de los hombres. Se burlaban de mi como de un impostor, tuve compasión, como hombre y como Dios, cargue todo sobre mi.
(cf. Hb 4, 15).

¿Cuánto me ha costado? Sin embargo, muy pocos son capaces de ver en este hombre flagelado a su Dios, que vino a gritar su amor, para arrebatar a la humanidad del pecado y volver a conectarla con la divinidad lavándola con su propia sangre divina por los pecados de todo el mundo.
(cfr. Ap 7,14).

Si desea escribir un comentario, haga haga clic aquí y lo publicaremos.

Te podría interesar