Oración

Silencio y meditación

Silencio

En los Salmos, encontramos dos formas principales de la oración: El grito de ayuda y la alabanza a Dios. Sin embargo, en un nivel más profundo, donde no existen terceros, la oración se convierte en silencio donde no hay necesidad de palabras y pensamientos.

Se puede llegar silencio interior? Ciertamente, eliminando las preocupaciones, el tumulto de los pensamientos, las tormentas emocionales que alteran la mente. Sólo así podremos obtener la calma interior.

El silencio y la oración

Cuando las palabras y los pensamientos se detienen, alabas a Dios en un silencioso asombro y admiración.

En el Sinaí, Dios habló a Moisés y a los israelitas. La palabra de Dios fue precedida por truenos y relámpagos y un sonido cada vez más fuerte de trompeta. Elías subió al monte de Dios. Allí es que experimentó la tormenta, terremoto y el fuego, pero el Señor no estaba en ninguno de esos fenómenos. Cuando todo el ruido había terminado, Elías oyó "un sonido de una brisa suave", y Dios habló en él. La experiencia de Elías muestra que Dios eligió "un sonido de una brisa suave" para hablar. Se trata de una paradoja: Dios es silencioso y sin embargo habla.

La tormenta en el Monte Sinaí estaba partiendo rocas, pero las palabras silenciosas de Dios son capaces de abrirse camino en los corazones de los hombres de piedra. En el silencio, la palabra de Dios pueda entrar en los rincones más ocultos de nuestro corazón. En el silencio, la palabra de Dios "es más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta el alma y el espíritu íntimo, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y los pensamientos del corazón". (Eb.4,12). En el silencio, la luz de Cristo puede alcanzar, sanar y transformar.

Necesitamos silencio para acoger estas palabras y ponerlas en práctica. Cuando estamos agitados e inquietos, a veces existen razones para no perdonar y para no amar. Sin embargo, si somos capaces de aquietar nuestras almas, estas razones se vuelven insignificantes. La paz interior es algo arriesgado: nos hace vacíos y pobres, desintegra la amargura y nos lleva a la entrega de nosotros mismos.

La oración requiere serenidad interior. Tenemos que aquietar nuestra alma primero. "Por encima de todas las cosas. Esta tranquilidad no se adquiere por retirarse del mundo, debemos estar libres de las preocupaciones y sobre el dominio de las pasiones. La tranquilidad que fluye de forma natural en la oración silenciosa, o la meditación.

Aquietar la voluntad es lo más difícil que usted pueda pedir a un hombre, significa violentar los pensamientos de uno a la voluntad de Dios. La libertad de las preocupaciones, el silencio y la meditación tranquila dan a luz a la pureza. No hay necesidad de palabras vanas, tiende tus manos al Señor.

El tamaño del silencio está estrechamente ligado a la capacidad de escuchar. La palabra y el silencio son las dos caras de la misma moneda, para ser capaz de mantenerse bien calmado, debes saber hablar, para tener algo que expresar. El silencio y la palabra entonces pueden intercambiar piezas nuevas, ambos ricos en significados importantes. El concepto de silencio debe ser visto como una ruta de orientación al interior de la conciencia.

Los frutos de silencio son múltiples. El silencio da la paz; genera la castidad; nos ayuda contra los impíos; conserva el alma en paz; el silencio nos proporciona humildad; el silencio ayuda a no juzgar a los demás, no para condenar a nadie, que es un remedio contra el mal hablar; es una escuela de tolerancia y buena voluntad hacia todos. Este camino al silencio requiere un gran coraje: "A la primera se abandona, a la segunda se abandona, la tercera se convierte en una espada."
Poemen

Mientras el silencio envolvía la tierra

Por: David María Turoldo

Mientras el silencio envolvía la tierra
y la noche estaba a mitad de su curso,
Tu desciendes, o Palabra de Dios,
En medio de la soledad y el silencio más absoluto.

La creación te llora en silencio,
la profecía desde siempre se anuncia,
pero el misterio ahora tiene una voz,
ante tu grito el silencio es más profundo.

Y sin embargo, hacemos silencio,
Mas que en palabras, el silencio lo canta
escucha el corazón esta sola Palabra
que ahora habla con la voz de un hombre.

Y sin embargo, hacemos silencio,
Mas que en palabras, el silencio lo canta
escucha el corazón esta sola Palabra
que ahora habla con la voz de un hombre.

Te gustaría saber