Secuela

Secuela

Fidelis Dei - Universo Cattolico
Secuela
Sitios por visitar
Grupo de oración
Oración y intercesión.
María Virgen
No resistir a su llamada
Infierno
Una terrible realidad.
Purgatorio
Hermanos que tienden una mano.
Paraíso
Voy a preparar un lugar.
Amor y Pasión
La Pasión de Jesucristo.
Milagros Eucarísticos
Las Hostias en carne viva.
Milagros
Signos de la presencia divina.
Apariciones Marianas
María sigue la humanidad
Primeros viernes
Sagrado Corazón de Jesús.
Decálogo
Los diez mandamientos.
La Misericordia
Padre de infinita paciencia.
La Fe
Virtud sobrenatural
La caridad
Amor operante
Alma
Increíble energía
La oración
Un camino eficaz
  italiano español  Anterior  

He querido ser

un ser humano que ha recorrido la historia de las vicisitudes de la salvación y acogiéndola; quien tiene fe, tiene motivo de agradecimiento a Dios. Especialmente, siente el deber de agradecer el don más grande por el cual Dios mismo se ha revelado y se ha ofrecido a los hombres.

La persona de Jesús es precisamente este regalo. Su hacerse hombre no es espectáculo sin esfuerzo, ni un disfraz con el que Dios gesticule jugando "a hombre"; ni siquiera ha venido a hacer apostolado. En medio de los pobres no se presentó de visita. No sólo llegó para después retirarse inmediatamente en la sublimidad de sus cielos para dejarnos solos otra vez. No. ha sido obediente a nuestro destino recorriendo hasta el final el camino de los hombres.

Se ha puesto de nuestra parte participando de nuestra pobreza. No nos ha traicionado por un trozo de pan. No ha querido vencer con el alboroto ni con grandes gestos. Al contrario, siempre rechazó toda posición excepcional. No se ha presentado como un superhombre, sino como un hombre desconocido; de un pequeño suburbio ignorado. Ha elegido la pequeñez.

De todos ha querido ser hermano; y a todos ha querido dar esperanza. Ha vino hasta nosotros para que todos tuviésemos un amigo. Se ha puesto de parte del que sufre. Se ha relacionado con pecadores, con los maltratados. Nunca hizo milagros por capricho, para su beneficio ni para obtener popularidad. Ha querido ser débil, insignificante.

Nosotros relacionamos demasiado fácilmente "sensacional y grandioso" con el pensamiento de Dios. No hay sólo un lugar donde circula la voz de fenómenos extraordinarios y maravillosos y allí afluye la muchedumbre y se pone en movimiento surgiendo aparentemente una nueva religiosidad. La voluntad de Dios es el servicio al hermano, el gesto sencillo y cordial en la vida diaria.

El rechazo de Jesús al tentador hace ver las raíces de la verdadera religiosidad. "La fe no es el gritop de la sorpresa". Jesús no ha querido imponerse mediante hechos extraordinarios ni chocantes. Algo inesperado estalla en su persona: la humildad de Dios.

Jesús no ha querido ser llevado por mano de Ángeles. No querido que su pie no tropezase en la piedra. No ha buscado lo maravilloso. No ha tomado sobre Sí la inutilidad que todo amor debe probar también una vez. ha tomado el camino de la cruz hasta el abandono. Ha querido ser impotente. No ha querido hacer nada para hacerse valer.

Ha querido ser reconocido y escuchado, no por la fuerza de los milagros ni por señales prodigiosas, sino con los únicos signos que un Dios podia darnos: los del amor, los de la pequeñez, la humildad y la donación total.

Ser cristianos significa "secuela", es decir: esfuerzo en cambiar la orientación esencial por amor a Jesús. Y puesto que su actitud que llamamos "tentación", tal prueba es modelo y figura de la prueba que cada bautizado está llamado a sostener. Es el momento de elecciones concretas y responsables frenta a Dios que nos invita e interpela.


Sitios por visitar
La Esperanza¿Por qué Esperar?
La AmistadUn verdadero sentimiento
San JoséUn grande Patriarca
San BenitoContra enfermedades y maleficios
Enciende la esperanzaEl verdadero gozo.
Viaje interiorUn camino entre la psique.
Catalina EmmerickNarra la pasión de Jesús.
El PecadoNo solo transgresión.
Santuario de OropaMaría llama a la oración.
MeditacionesEl respiro del alma.
Los ÁngelesSeres que arden en amor.
Lectio divinaLa Palabra vivifica el corazón.
María ValtortaLa Pasión.
  Santos y Beatos:
Ser cristianosSan Francisco de AsísSer cristianosSan Antonio de Padua
Ser cristianosSanta Teresa de LisieuxSer cristianosSanta Rita de Casia
Ser cristianosSanta LucíaSer cristianosSanta Gema Galgani
Ser cristianosSan Antonio GalvaoSer cristianosSanta Isabel
Ser cristianosSanta Catalina LabouréSer cristianosSan Juan Bosco
Informes:  monastery@tiscali.it Número de accesos: visite  
Ser cristianos - Todo los derechos reservados