italiano  español  

Giovanni Bosco

Teclas de Navegación

Sitio por visitar

 

Persecuciones a San Juan Bosco


*N. del A.: Todas las informaciones relativas a San Juan Bosco han sido extraidas de "Vita di San Giovanni Bosco. Vol. l y ll. Autor G.B.Lemoyne. Editorial SEI".
Para hace más ágil la lectura, el lenguaje original del siglo XlX ha sido adaptado.

Don Bosco sufría graves sugestiones cada vez que quería emprender cualquier obra importante para mayor gloria de Dios.


Don Bosco y el enemigo.

  • "Adormecido, oigo una voz profunda en el oído que me aturde, e incluso un soplo que me sacude como una tormenta. Son tres noches las que oigo partir la leña. Estas noches, después, con la estufa apagada, se enciende el fuego por sí y una llamarada terrible se libera como queriendo incendiar toda la casa ...".

  • De noche, a veces, siento una mano misteriosa moverse lentamente hacia los pies y tirar de la manta... A veces la almohada comenzaba a columpiarse bajo mi cabeza, justo en el momento en el que voy a coger el sueño: sólo con la señal de la cruz cesa esta molestia.

  • Tras haber rezado alguna oración ... apenas estoy apunto de dormirme, la cama es agitada por una fuerza invisible. Otras veces, la puerta de mi dormitorio parece ceder bajo el choque de un viento impetuoso. Con frecuencia, oigo insolentes y espantosos ruidos bajo mi cuarto ...

  • De repente, durante la noche,se abre la puerta de mi habitación con un rugido y veo entrar, con las fauces abiertas, a un horrible mosntruo que avanza para devorarme. Hago la señal de la cruz y el monstruo desaparece.

  • "Para dormir, me acosté en posición supina, cuando siento un enorme peso en el estómago, que me oprime hasta casi impedirme respirar ... Veo la mesa bailar ... otras veces veo una forma que parece un oso, un tigre, un lobo o una gruesa serpiente de aspecto horrible: los veo moverse por el dormitorio, se suben a mi cama y luego están allí ...".

  • Una noche, mientras intento dormir, el demonio coge la cama, la eleva y después la deja caer de un modo tan fuerte que un tirón violento recorre todo mi cuerpo; he tenido la impresión de que la sangre misma se me iba a salir por la cabeza ... El demonio me molesta todas las noches, ya moviendo las ventanas ... ya sacudiendo las puertas ... y al final golpea tan fuerte en la tierra, que parece un disparo de escopeta.

  • -La noche en la que Don Bosco acaba de escribir las primeras Reglas de la Sociedad Pía Salesiana, y estaba terminando ... he aquí que la mesa se movió, se volcó el tinetero mientras se oían gritos tan extraños que infundían un profundo terror. El manuscrito, apenas redactado, quedó todo emborronado hasta quedar ilegible. Así Don Bosco debió recomenzar su trabajo.

  • Cuenta Don Bosco "... Apenas me había acostado, y mientras comenzaba a dormirme, cuando me siento coger por la espalda y darme una fuerte sacudida, que me asustó enormemente. Pero, ¿quién eres?- me puse a gritar. Encendí rápidamente la luz y me vestí. Miré en todos los rincones de la estancia, pero no encontré nada. Examiné la puerta de mi cuarto y estaba cerrada. Volví, por tanto, a acostarme, cuando sentí en el estómago un fuerte peso que me oprimía y casi impedía la respiración. En este mísero estado pasé toda la noche.

  • "Ayer noche me acosté - cuenta Don Bosco - cuando siento pasarme por la frente, una fría pluma manejada lentamente. Entonces bajé la copa, pero aquello mano me pasaba la pluma por la nariz y por la boca, molestándome las narices, de modo que, no me dejó dormir ni pegar ojo ...".

Cazar al demonio y a sus tentaciones.

  • Aconseja Don Bosco: "De noche coged esta buena costumbre. Antes de dormir, pronunciad lentamente alguna oración y veréis que el demonio no os tentará más. Orad siempre: porque el Señor, viendo en vosotros tanta confianza y humildad, os dará la fuerza para resistir las tentaciones y os hará salir vencedores.

  • Lo que sobre todo os recomiendo, en el caso de que el demonio viniese a tentaros, es no desalentarse. ¿Queréis aseguraros la victoria?. El medio mejor es manifestar de inmediato la tentación a vuestro Director espiritual. El demonio es el amigo de las tinieblas: trabaja siempre en la oscuridad. Si se le descubre está vencido.

  • Una noche - cuenta Don Bosco a sus jóvenes - me pareció encontrarme en el Oratorio y ver en un rincón del patio a un tipo que escribe con extraordinaria velociidad. Deseoso de saber quien era y a quien escribía, intenté acercarme, pero él siempre me rehuía. Finalmente me acerco y veo que tenía un cuaderno en el que escribía, sobre hojas, por una parte el nombre de los jóvenes y por el dorso, pinta figura de bestias. Para uno hay un cerdo, para otro había pintado una lengua de doble filo, para otros, incluso, orejas de asno bien largas que significaba los malvados discursos: para otros dibujó un búho y para los deás otros animales.

    Ahora te reconozco - me dije a mí mismo. É l hizo otros dos giros por el patio, y mientras se dedicaba pór completo a su deber, miraba y escribía, alguien tocó la campana para ir a la iglesia. Entraron los jóvenes y por último entró él y fue a ponerse en medio de la iglesia y se puso a observar a los jóvenes. Justo en el momento de la Elevación, se oyó un fortísimo ruído: desaparece esta siniestra figura y lo hace en un humo con trozo de cartas, se quemó incluso el cuarderno que tenía en las manos. Agradecí al Señor el haber ahuyentado de su iglesia al demonio. Comprendí que escuchar la Misa dispersa todo el beneficio del demonio: entendí que en el momento de la Elevación es terrible para el demonio.

  • Mientras Don Bosco narra a un grupo de jóvenes las terribles noches de aquellos tiempos: Pues yo no tengo miedo al demonio- interrumpe un joven. "Calla, no digas eso" - respondió el Santo - "Tú no sabes qué fuerza tiene el demonio: si el Señor le diese licencia para hacer, morirías de miedo sólo de verlo". Y, ¿cómo hacía Vd. para echarlo?. "Yo no he encontrado el modo de hacerlo huír, sino que por una buena temporada no aparece más". ¿Y cual es ese modo?. "La señal de la cruz, ciertamente". Sí pero no basta, se necesita más: la señal de la cruz fue válida sólo para aquel momento. ¿Con el agua bendita?. "En ciertos casos, incluso el agua bendita no basta. Lo que es cierto es que no deseo a nadie encontrarse en aquellos terribles momentos como yo me encontré: se necesita rezar al Señor para que no permita jamás a nuestro enemigo gastar semejantes bromas".


Número de accesos: Visitas  
San Juan Bosco - Todos los derechos reservados