Purgatorio

#

Conclusión

El Purgatorio es una de las grandes verdades de fe. Ahora sabemos que un alma que frecuenta todos los sacramentos y se enmienda por un regular confesión, tiene la remisión completa de todos los pecados y está en estado de gracia. Sin embargo para satisfacer la justicia divina tendrá que expiar una pena temporal por la penitencia, el sufrimiento y el ruego.

Giudizio

Al momento de la muerte el alma se encuentra a la presencia de Jesús Cristo para afrontar el "Juicio particular" qué puede dar como resultado:

  1. Si el alma se encuentra en pecado mortal es precipitada, sin ulteriores llamada, en el infierno por la justa pena eterna.
  2. Si el alma se encuentra es decir en estado de perfección, quero decir sin mancha, es acogida sin vacillar en Paraíso por el gozo eterno.
  3. Si el alma es buena, pero presenta manchas de imperfección, tendrá que purificarse por tormentos más o menos breves en relación a la culpa.

Castigue

Los castigos del Purgatorio, según el juicio de muchos teólogos, son dúplices y se distinguen en "pena del sentido", dónde el alma es atormentada de modo diferente según la categoría del pecado cometido, y "pena del daño" que consta de no poder ver ni poseer Dios. No poseer Dios qué cada alma purgante quiere con intensidad vehemente es un dolor lancinante e indecible.

Sufren de bueno gana sus sufrimientos porque están seguras de la salvación eterna. Las almas del Purgatorio gozan presencia del Ángel de la guarda, de la visita de otros Ángeles, de los Santos y de la Virgen María qué pueden consolarle y aliviar sus penas. Dios ha creado el Purgatorio, no para gozar sufrimiento de sus hijos, pero como un lugar necesario a la purificación para hacer el alma digna de participar en la beatitud eterna.

Tomás de Acquino

Según Santo Tomás de Aquino, los demonios no tienen ningún poder sobre las almas del Purgatorio. Ellos no pueden atormentarlas más, porque han sido definitivamente vencidos. Sin embargo es posible, según San Tomás, que los demonios estén allá en el momento en que se abandona el cuerpo, primero para ver si no tienen algún derecho sobre de ellas, y luego para verle sufrir y satisfacer su odio.
Santa Catalina de Siena y Santa Brígida piensan al contrario, y manifiestan que los demonios son los encargados de atormentar a las almas del Purgatorio.

Oración

Si el amor no tiene fin ni eternidad
quisiera poder levantar la mano más allá del tiempo

Quisiera hacer subir con el latido del corazón,
la más ardiente de las oraciones
para llegar en infinito amor.

Quisiera abreviarte la expiación
y llevarte al cielo;
regalarte el rocío de mi amor
y aplacar así tu dolor

No puedo darte otro regalo
que estar a tu lado
en oración ardiente
más allá del presente

Cuando estés en el cielo
haz que descienda una llama de amor
y que encienda mi corazón
del amor de Dios.

Renovamos la invitación

Si la oración ha despertado un mínimo interés, como medio único e indispensable, para establecer una relación con Dios, la Virgen María, Jesús y reestablecer una relación armónica con tu cuerpo y en las relaciones interiores de la sociedad, acepta la invitación de Jesucristo, pincha aquí encontrarás a un maravilloso grupo de oración hecho adrede para tí. Podrás, desde tu cuarto, unirte espiritualmente a muchos estupendos hermanos esparcidos por los cinco continentes, y tu vida cambiará.

Rellena el formulario y recibirás en tu casa, sin coste alguno, el folleto "Monasterio Invisible de Caridad y Fraternidad". Los datos enviados están tutelados por ley y son considerados reservados.

Puedes visitar el grupo de ruego después de haber leído y meditado las seguientes interesantes páginas.

Te podría interesar