Pecado

Pecado

Fidelis Dei - Universo católico
Meditazioni, il respiro dell'anima
Sitios por visitar
monasterio invisible
Grupo de oración
María Virgen
No resistir a su llamada
Infierno
Una terrible realidad.
Purgatorio
Hermanos que tienden una mano.
Paraíso
Voy a preparar un lugar.
Amor y Pasión
La Pasión de Jesucristo.
Milagros Eucarísticos
Las Hostias en carne viva.
Milagros
Signos de la presencia divina.
Apariciones Marianas
María sigue la humanidad
Los Ángeles
Seres que arden en amor.
Lectio divina
La Palabra vivifica el corazón.
La Esperanza
¿Por qué Esperar?
La Amistad
Un verdadero sentimiento.
Ser cristianos
Saber si el alma es inmortal.
Primeros viernes
Sagrado Corazón de Jesús.
Decálogo
Los diez mandamientos.
María Valtorta
La Pasión.
La Misericordia
Padre de infinita paciencia.
La Fe
Virtud sobrenatural
La caridad
Amor operante
Alma
Increíble energía
La oración
Un camino eficaz
  italiano español português english Anterior 

LA CONVERSIÓN PIDE RECONOCER EL PECADO

En este tiempo, la sociedad de carácter libertino promulgó unos conceptos materialistas contrarios al hombre con la intención de vaciar de todo significado la palabra "Pecado", que se entiende como una ofensa a Dios, una afrenta a la razón, un dolor en la conciencia y un delito para el alma.
Los partidarios de esta trampa conceptual afirman que el pecado se debe considerar una reliquia histórica para quedarse en el pasado oscurantista. En este tiempo de progreso, es justo y también licito apagar libremente cada concupiscencia u obscenidad sin cuidar el moralismo. Frente a este modo de pensar podemos preguntarnos: ¿se puede ver a un asesino feliz, a un adúltero hacer feliz a su esposa y un sembrador de odio recoger amor?

Los Diez Mandamientos no son prohibiciones establecidas por un Dios severo y deseoso de imponer sus leyes, son, más bien, un aviso de lo que nos aleja de Él, del bien y de la felicidad. Cumpliendo el decálogo tenemos la oportunidad de evitar atropellos, engaños, explotaciones, maledicencias y una serie de actos negativos; huir de todo esto tendría repercusiones positivas en toda la sociedad. Debemos saber que la vanidad, la sensualidad, el apego a la comodidad y a los placeres conducen primero a la insensibilidad, después a la soberbia, avaricia, ira, lujuria, pereza, apatía; si estas acciones son repetidas de forma habitual generan vicios, inclinaciones perversas y esclavitud. Cada desorden tiene como origen una pasión, que en combinación con la concupiscencia apaga la luz del intelecto.

Es penoso burlarse, ofender, robar porque conduce a la maldad, que se refleja en nuestro ser. Son graves las faltas carnales, las espirituales, de pensamiento, de palabra y de omisión que oscurecen, turban, desconciertan y debilitan el alma. Sin duda alguna, la más pérfida, severa y dañina es el orgullo, que quita luz al alma, la corrompe en su juicio, la liga de un modo desatado al dinero y a la avaricia, hace amar las cadenas humanas, encontrar delicia en las espinas que destrozan.

Un pecado que se evidencia es un "escandalo" que conduce a otros a cometer un pecado mortal con un daño incalculable para sus almas. Las palabras verdaderas del Evangelio deberían hacer reflexionar a quien está en pecado ¡Ay del hombre que sea origen de escándalo y por su culpa caigan otros! Sería mejor que le pusieran al cuello una rueda de molino y sea arrojado al abismo del mar." (cfr. Mt. 18,6-7).

Existen además de los vicios capitales y los pecados mortales, el pecado venial que, por ser el fruto de una leve falta, provoca una desviación a la recta moral, debilita la caridad, dificulta los progresos del alma y en el caso de repetirlo, ataca la voluntad y predispone al pecado mortal. Es necesario evidenciar que el pecado es en esencia una ofensa a Dios, al amor y a la caridad.

Es bueno entonces impedir que las pasiones apaguen la luz de la fe para ser libres e interrogar a nuestra conciencia sobre las faltas; obrar de manera irreprochable depende exclusivamente de nuestra voluntad. Se necesita apartarse de la vanidad y las mentiras. Se necesita vigilar con la razón sobre lo que es bueno o malo y seguir las palabras de Jesús: "Sean usted perfectos como es perfecto Vuestro Padre celestial" (Mt. 5, 48) Adquirir virtudes y obtener la victoria sobre las imperfecciones necesita de asistencia espiritual por eso escuchemos a quien avala la misericordia de Dios; su único fin es hacernos abandonar la senda del pecado por una conversión al amor No dejemos para mañana lo que se puede hacer en el presente, tengamos como nuestro compañero el temor de Dios y pequemos menos.
Es claro que el pecado nos aleja del amor, del bien y de las virtudes; por eso, si deseamos restablecer la unión con Dios, debemos efectuar una sincera contrición y enmendarnos del mal cometido.


REFLEXIONA

Examínate y considera que el pecado mortal es un mal inmenso y no puedes negarte... ¡lo conoces! Muchas veces te han dicho que el pecado es el peor de los males que se pueda hacer, pues es portador de una malicia casi infinita que deshonra, ofende y a aflige a Dios. Aún así te has rebelado, despreciando la amistad de Dios; le has faltado el respeto y afligido el corazón; le has lanzado un desafío: "¿Por qué tengo que escuchar tu voz? yo no te conozco y no te quiero servir".
Tu comportamiento expresa el pensamiento: "Señor Tú me invitas a vivir según tus leyes; sin embargo, yo quiero vivir como se me antoja, yo deseo tomarme mis satisfacciones, por eso no quiero escucharte".
Ah, miserable, ¡pobre y ciego! ¿Cómo le puedes provocar tantas injurias al Señor?, ¿qué mal te ha hecho?, ¿por qué lo ofendes de este modo? Dime, ¿qué más podía haberte dado? Te ha regalado muchos talentos, te ha escogido como amigo y también como hijo y tú, ¿cómo le correspondes? ¡Con el pecado y la ofensa! Si otros hubieran recibido las mismas gracias, habrían correspondido con mucho fervor.
Para un cristiano la ofensa a Dios es un ultraje horrible. Tú, que debías comprometerte a defender a Dios de las innumerables ofensas del mundo; tú, que con el ejemplo deberías conducir a otros a Su Amor, ¿cómo tienes el valor de ofenderlo? Y no una vez, sino repetidamente, y has inducido a otros ha hacerlo.
¡Oh, cuánta malicia, cuánta ingratitud, cuánta perfidia! No eras digno de sus gracias y dones; merecías la condena; sin embargo, Él te ha soportado. Ahora el Omnipotente te llama a la penitencia y tú, ¿lo seguirás ofendiendo?

Sitios por visitar
San JoséUn grande Patriarca
San BenitoContra enfermedades y maleficios
Enciende la esperanzaEl verdadero gozo.
Viaje interiorUn camino entre la psique.
Catalina EmmerickNarra la pasión de Jesús.
El PecadoNo solo transgresión.
Santuario de OropaMaría llama a la oración.
  Santos y Beatos:
meditacionesSan Francisco de AsísmeditacionesSan Antonio de Padua
meditacionesSanta Teresa de LisieuxmeditacionesSanta Rita de Casia
meditacionesSanta LucíameditacionesSanta Gema Galgani
meditacionesSan Antonio GalvaomeditacionesSanta Isabel
meditacionesSanta Catalina LabourémeditacionesSan Juan Bosco
Informes:  monasteryinvisible@gmail.com  Número de accesos:visit  
Meditaciones - el respiro de la alma - todos los derechos reservados