Año nuevo

Año nuevo

Fidelis Dei - Universo cattolico
Año nuevo
Sitios por visitar
monasterio invisible
Grupo de oración
María Virgen
No resistir a su llamada
San José
Un grande Patriarca.
San Benito
Contra enfermedades y maleficios.
Infierno
Una terrible realidad.
Purgatorio
Hermanos que tienden una mano.
Paraíso
Voy a preparar un lugar.
Amor y Pasión
La Pasión de Jesucristo.
Milagros Eucarísticos
Las Hostias en carne viva.
Milagros
Signos de la presencia divina.
Apariciones Marianas
María sigue la humanidad
Los Ángeles
Seres que arden en amor.
Enciende la esperanza
El verdadero gozo.
Lectio divina
La Palabra vivifica el corazón.
Santuario de Oropa
María llama a la oración.
El Pecado
No solo transgresión.
Viaje interior
Un camino entre la psique.
Catalina Emmerick
Narra la pasión de Jesús.
La Esperanza
¿Por qué Esperar?
La Amistad
Un verdadero sentimiento.
Ser cristianos
Saber si el alma es inmortal.
Primeros viernes
Sagrado Corazón de Jesús.
Decálogo
Los diez mandamientos.
María Valtorta
La Pasión.
La Misericordia
Padre de infinita paciencia.
La Fe
Virtud sobrenatural
La caridad
Amor operante
Alma
Increíble energía
La oración
Un camino eficaz
  italiano español Anterior 

Hoy hemos iniciado un año nuevo: lo hemos escuchado entre los más bellos desos y saludos, con la esperanza de que nos vaya bien; pero si queremos ser positivos y sinceros, debemos admitir que un sentido de vacilación nos queda en el fondo del corazón. Considerando bien la situación social y moral en la que vivimos aun, día tras día, tomamos cada vez más conciencia de la inconstancia y de la incertidumbre de las cosas humanas: ¿qué puede hacer el hombre cuando ignora a Dios y a sus leyes?. Hace palanca con sus propias fuerzas, sin un punto de apoyo fijo, se encuentra a tientas en el pozo de las pasiones humanas, creando egoismo y confusión: como en Babilonia.

Pero también queremos ser sinceros y con alegría en el corazón: la búsqueda de Dios avanza y la prueba es el bien que, bajo distintas manifestaciones, serpentea en la sociedad. Si el bien nace sólo de Dios y de los que tienen en sí su Espíritu, como Jesús mismo ha proclamado, debemos decir que Dios no se ha dejado cazar, pera está presente, trabaja creando nuevas fuerzas capaces de contrarrestar el mal. Es verdad que la lucha es y será larga y dura... también la planta cuando es transplantada, un periodo de dificultad, de enfermedad la hace... hasta que la raíz no haya encontrado lo que es su vida. agua y sales minerales; pero en la medida en la que éstas estén en su posesión, la planta encontrará todo su vigor y, a su tiempo, dará frutos.

Nuestro terreno es Jesús: en Êl debemos ser transplantados. Para facilitar este transplante, Êl confirma que no está para nada ausente de los asuntos humanos, para lo cual pide fe y confianza.
Sólo con esta condición tómo la existencia humana, habiéndola vivido en toda su extensión, pide a cada uno fiarse ciegamente en Él.
El pecado del cual nos habla con más fecuencia la Biblia es el pecado de desconfianza.
El pecado de Adán, que no se ha fiado de la palabra de Dios, sino que ha preferido seguir la voz del diablo, es como la estimación resumida de todos los pecados del mundo. Según la Biblia el pecado, fundamentalmente, consiste en esto: en no fiarse de Dios, del proyecto de Dios, de la palabra de Dios; al pretender construirse un proyecto por cuenta propia.

La superación del pecado pasa a través de la confianza en el Dios del amor.
Dios no puede soportar que el hombre no se fie de Él: si el hombre no se fia de Él y de su amor, Dios no lo puede salvar, no puede hacerlo instrumento de salvación. Sin embargo, si el hombre se fia de Dios, Él irrumpe con ímpetu en su vida, lo toma por completo y lo destina a la expansión de su Reino.

Para demostrar esto, refiramos algunos pasajes biblicos.
El Señor diio a Abraham: Sal de tu país, de tu patria y de la casa de tu padre hacia el país que Yo te indicaré. Abraham viviva en Ur de Caldea. Estaba arraigado en una tierra, en una civilización, en una tradición, en una patría, en una parentela, en una casa... estaba casado con Sara.

Su mujer era estéril.
Se había procurado una ingente fortuna.
Era nuy rico.
Pero he aquí que Dios, Turbador, entra en su vida: "Acabar"
Y Abraham parte, se fía.
Se separa y se va.

Con Abraham, que se ha fiado de Dios, comienza la historia de la salvación: empieza el camino de la humanidad hacia la tierra de Dios. Tras estas cosas, Dios puso a prueba a Abraham y le dijo: "Abraham, Abraham". Respondií. "Aquí estoy". Respondió Dios: "Coge a tu hijo, a tu único hijo, al que amas, a Isaac, y vé al país de Moria y ofrécelo en holocausto en el monte que Yo te indicaré". Abraham se levantó tempranoy...Conocemos el resto.
Dios no se conforma con un amor platónico, con un amor de palabras. Pone a prueba la confianza y el amor del hombre. La prueba a la que somete a Abraham es tan drástica, que da escalofrios.

Dios llama a Abraham por su nombre. Es un momento estupendo, pero tremendo, en el cual se dirige directamente a mí y me llama por mi nombre. Si se dirige directamente a mí es señal de que quiere algo sólo de mí. Y Dios no quiere nunca cosas banales. Quiere siempre cosas radicales. A Dios, que le llama por su nombre, Abraham le responde: "Aquí estoy".

"He aquí" es una palabra central en la Biblia, expresa la actitud fundamental que el hombre debe tener cuando es interpelado por Dios: expresa la confianza ilimitada que el hombre debe alimentar frente a Dios. Y cuando Dios hace a Abraham su absurda propuesta, Abraham obedece sin rechistar. Su fe es gigantesca, insuperable. Su confianza en Dios es tan radical que él se fía de Dios, hasta cuando le promete lo absurdo. "Haré de tí un gran pueblo. Coge... a tu único hijo, al que amas, y ofrécelo en holocausto". Conocemos el resto.

La confianza merece a Abraham la bendición de Dios. "Porque tú has hecho esto y no me has negado a tu único hijo, yo te bendigo con toda bendición". La historia del pecado humano empieza con un acto de desconfianza. Adán no se fía de Dios. la historia de la salvación comienza con un acto de total confianza en Dios.
Pasemos a otro personaje, a Moisés: "Vé, yo te mando a faraón, haz salir de Egipto a mi pueblo, a los israelitas". Moisés había ideado un proyecto sencillo, tranquilo para su vida.

Había huido de la presencia del Faraón, se había formado una familia. Pero Dios, el Turbador, irrumpe en la vida de Moisés... "Vé".
El proyecto de Dios es siempre un proyecto de liberación para el hombre, pero para realizarlo Êl tiene necesidad del hombre, que se fíe totalmente de Él y se venda totalmente a su plano de salvación.
Moisés responde: "¿Quién soy yo para ir al Faraón y para hacer salir de Egipto a los israelitas?". Moisés no tiene la fe de Abraham. Hace una objeción, pero Dios responde "Yo estaré contigo". En otras palabras, Dios die a Moisés: No cuenta lo que eres. Cuenta lo que Yo soy. Cuenta que Yo esté contigo. No discutas: "Vé".
Moisés, confiando en la palabra de Dios, que obrará signos y prodigios, llevará a los israelitas fuera de Egipto, será el jefe indiscutible de Israel hasta el umbral de la tierra prometida; pero Dios no le perdonará el acto de desconfianza ocurrido en Meribá.

Alcanzado el umbral del país de Canán, subió hasta el monte Nebo y Dios le dijo: "Mira el país de Canán que Yo doy en posesión a los israelitas. Pero allá... tú no entrarás".
Dios es Amor. No puede tolerar que el hombre no se fíe de Él y de su proyecto de Amor. Otra intervención de Jesús la tenemos en esta declaración a sus sacerdotes y a todos, con respecto a la necesidad de su presencia y de creer en ella, para el éxito de los trabajos apostólicos: "Quiero a mis sacerdotes más cerca de Mí; que crean que, pasando sus horas junto a mi Tabernáculo, Yo estaré con ellos. Yo trabajaré y cambiaré los corazones. Hasta que ellos no me hagan Jefe de sus obras, no se esperen vocaciones y santidad de vida, sino que actuará mi justicia".

No ayudan a la salvación de las almas tantas obras externas: viajes, conferencias y mesas redondas. "No pierden su valor aunque sus iglesias estén desiertas. Llegará el momento en que no sean capaces de contener a los fieles. Sólo si viven cerca de Mí, Yo estaré con ellos".

Preciosísima declaración: llena de estímulo a la confianza: pero también de la condición para que nuestras obras tengan éxito. Vivir junto a Él, con Él nuestros problemas que, en realidad, son situaciones en las que Él quiere hacer más patente Su Presencia significativa, a pesar de nosotros.

  Santos y Beatos:
meditacionesSan Francisco de AsísmeditacionesSan Antonio de Padua
meditacionesSanta Teresa de LisieuxmeditacionesSanta Rita de Casia
meditacionesSanta LucíameditacionesSanta Gema Galgani
meditacionesSan Antonio GalvaomeditacionesSanta Isabel
meditacionesSanta Catalina LabourémeditacionesSan Juan Bosco
Informes:  monastery@tiscali.it Gruppo de oración mundialNúmero de accesos:visite  
Meditaciones - el respiro de la alma - todos los derechos reservados