Justo

José

San José

José conocía perfectamente la santidad de María y el propósito de virginidad perpetua.

LA SANTIDAD DE JOSÉ

Por eso, cuando vio el embarazo de ella, no la consideró pecadora-adultera, ni la expuso a la lapidación prescrita (Levítico 20, 1-2). Él, que creía en la virtud de María, habría dejado de ser justo (Mateo 1,19 ) si la hubiera hecho lapidar.


Pero José, antes de la aparición angelical (Mateo 1, 20-23) no conoce la causa por la cual su esposa está embarazada y no sabe explicar el hecho.


Es Dios quien, por medio de un ángel, aconseja en sueños a José de abstenerse también de repudiar a su esposa y lo exhorta, en cambio, a tomarla tranquilamente consigo, porque la maternidad de Ella a nadie había de atribuirse sino a Dios mismo.


La santidad de José, o sea, la del justo que si incurre en alguna imperfección enseguida rectifica (Proverbios 24, 16 ), brilla inmediatamente con la más viva luz:


por haber obedecido inmediatamente al ángel (Mateo 1, 24);
por haber decidido inmediatamente cumplir por completo la voluntad de Dios.
(Mateo 1, 24)


La santidad de María refulge de especialísima luz en esta terrible circunstancia:


Para obedecer a Dios, que quería reservarse de manifestar a José el inexplicable misterio, no dijo nada a su esposo, aún sufriendo agudamente por la prolongada y ardiente angustia de su esposo y por el peligro de «que un justo faltase, él que no faltaba nunca...»


Verdaderamente, María y José, también en esta dolorosa circunstancia y prueba, aparecen como los «...dos santos más grandes que el mundo ha tenido».

Oración

Oh gran santo por tu perfecta obediencia a Dios, ten piedad de mí.
Por tu santa vida llena de méritos, escúchame;
Por tu queridísimo nombre, ayúdame;
Por tu clementisimo corazón, ayúdame;
Por tus santas lágrimas consuélame;
Por tus siete dolores, ten piedad de mí;
Por tus siete gozos, conforta mi corazón.

De los males del alma y del cuerpo libérame;
De todos los peligros y desgracias aléjame.

Ayúdame con tu santa protección a obtener para mí, en tu bondad y poder, lo que es necesario y sobre todo la gracia que yo particularmente necesito. Incluso ruego, querido San José, interceder por las almas benditas del purgatorio y la liberación oportuna de sus dolores.

Te puede interesar