Decálogo

#

VI Mandamiento

"No cometerás adulterio".
(Es 20,14; Dt 5,18)).

"Este mandamiento nos obliga a respetar nuestros cuerpos y nos invita a seguir un camino que a veces es arduo y difícil, como un sendero de montaña que nos conduce a alcanzar el camino de la pureza: es una conquista muy difícil pero posible.
(Mt 5,27-28).

No cometerás adulterio

Si se ofende a Dios por el pecado, lo hace, en su mayor parte, atraído por el placer. La dificultad de ajustar el instinto del placer es grande, sobre todo en relación con el placer obtenido por el sabor y las sensaciones táctiles y percepciones, entre ellas, la falta más grave es el vicio de la lujuria.

La lujuria

Es la forma más simple de expresar su propio egoísmo, se trata de una tentación que dura tanto como la vida misma. Es la búsqueda codiciosa y desordenada del placer corporal, es uno de los siete pecados capitales y es la causa de todos los actos impuros condenados por el Señor, a partir del adulterio.
"Es un deseo desordenado de goce excesivo de placer sexual. El placer sexual es moralmente desordenado cuando es buscado por sí mismo, separado de las finalidades procreación y de unión".
(Catecismo de la Iglesia Católica 2351).

Lujuria

Es un deseo sexual antojo.

Adulterio

Es la forma más grave de la impureza sexual y se produce cuando un marido tiene relaciones carnales con una mujer casada, ya que viola su vínculo matrimonial, así como cuando un hombre estando casado mantiene relaciones con una mujer casada, ambos cometen el pecado de adulterio. ¿Quién comete fornicaciones tarde o temprano caerá en adulterio. La prohibición del adulterio incluye la prohibición de todo tipo de impurezas que puedan contaminar el cuerpo y que incluye cualquier ansia intima del alma.

La Biblia describe el castigo de la lujuria carnal, además del adulterio. En el Génesis, por ejemplo, leemos acerca de la sentencia por la nuera contra Judá (Gn 38,24); en Deuteronomio dice el precepto, "de las hijas de Israel que ninguna sea cortesana" (Dt 23,17). Tobias exhorta: "Guardate, hijo mío, de todo acto impúdico" (Tb 4,13). Y el Eclesiástico dice: "Averguenzate de mirar a la mujer pecadora".
(Sir 41,25).

En el Evangelio de Jesucristo se señala que del corazón provienen los adulterios y actos deshonestos que manchan al hombre (Mt 15,19). El apostol Pablo con frecuencia, se refiere a este vicio, con palabras fuertes, e insiste en exhortar: "Huid de la fornicación!" (1 Cor 6,18). "No se relacionen con los fornicarios" (1 Cor 5,9); "En medio de vosotros, no se mencione ni siquiera la incontinencia, la impureza de ningún tipo, ni la avaricia" (Ef 5,3); "Deshonestos, adúlteros, afeminados y pederastas, no heredarán el reino de Dios".
(1 Cor 6,9).

"Huíd de la fornicación. Cualquier pecado que el hombre comete se realiza fuera del hombre, pero la fornicación peca contra el propio cuerpo" (1 Cor 6,18). A los de Tesalónica Pablo mismo les dice: "No os entreguéis a las pasiones como hacen los paganos" (1 Tes 4,5). El vientre repleto provoca lujuria, como dice el Señor en (Lc 21, 34) "Cuidad de que vuestros corazones no se emboten por la crápula, la embriagadez, las preocupaciones de la vida: no caiga de improviso sobre vosotros este día".

Impureza

Allí cuando se busca el placer carnal, a toda costa, cuando nos encontramos en los brazos de una prostituta, cuando se realiza la unión del acto sexual sin fin, cuando se facilita la separación y el divorcio, cuando se genera una convivencia. Impureza es olvidar que "el sexo" no es sólo el disfrute, sino por sobre todo es afecto, el compañerismo, la bondad, escuchar, la sensibilidad, la comprensión, la caridad.

Si el hombre se ciñe a la razón en esta área, entonces es un hombre casto. El cristianismo ha reportado esta virtud a su raíz interna, exigiendo rectitud en el obrar, la moralidad de la intención, la integridad de la mente:. "Se les dijo no adulteraras, pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer deseándola, ya adulteró con ella en su corazón "(Mt 5:27). Jesús estaba conectado con el significado verdadero de los preceptos del mosaico. La ley mosaica, no sólo se refiere al sexto mandamiento: "no cometerás adulterio", sino también al noveno mandamiento, "no codiciarás la mujer de tu prójimo.".
(Éx 20, 14-17).

Fornicación

Es la unión carnal entre hombre y mujer no casados, así como el sexo antes del matrimonio y los actos sexuales completos entre novios.

  • El estupro y la violencia sexual a personas indefensas.
  • La pedofília es el abuso y explotación sexual de menores, a efectos de lujuria.
  • La homosexualidad es el encuentro entre personas del mismo sexo, que en la Bíblia se condena en (Lev 18,22) "No te acostarás con un hombre como se hace con una mujer: es una abominación".
  • La prostitución es la venta a cambio de favores sexuales.
  • El incesto es la unión carnal entre miembros de la misma familia.
  • La pornografia es la difusión de videos e imágenes indecentes.
  • La masturbación es la excitación voluntaria de los órganos genitales para sentir placer.
  • El onanismo son actos sexuales incompletos para evitar la fecundación (Gén 38, 4-10) "De nuevo concibió y parió otro hijo al que llamó Onán. Volvió a concebir y parió un tercer hijo al que llamó sela. Y ella estaba en Quizib cuando lo parió. Judá tomó una mujer para su primogénito Er. Se llamaba Tamar. Pero Er, primogénito de Judá, desagradó a Yavé y murió. Entonces dijo Judá a Onán "entra a la mujer de tu hermano, cumple con ella tu deber de cuñado y suscita descendencia a tu hermano". Sabía Onán que los hijos no serían suyos, y cada vez que entraba a la mujer de su hermano derramaba en tierra el semen para no dar hijos a su hermano. Desagradó a Yavé lo que hacía".

La impureza carnal es la vía preferida por Satanás para corromper el alma, puesto que es la más fácil. Por eso necesita vigilancia. "Velad y orad para no caer en tentación. El espíritu está dispuesto, pero la carne es débil" (Mt 26,41) porque puede apartarnos de la fe y la devoción, corrompe cuerpo y alma, lleva al placer desenfrenado, idolatra a la carne y nos hace malos.

Por eso San Pablo nos exhorta "En lo que se refiere a la fornicación y a toda clase de impureza o avaricia, que ni siquiera se nombre entre vosotros, como conviene a santos, ni palabras torpes, groseras o bajezas, cosas que no convienen, sino mas bien acciones de gracias. Porque tened bien entendido que ningún fornicario, impuor o avaro - que es lo mismo que culto de ídolos - ha de heredar el reino de Cristo y de Dios. Nadie os engañe con vanos discursos, pues de estas cosas vendrá la ira de Dios sobre los hijos de la desobediencia. No tengáis pues parte alguna con ellos. Érais en efecto en otro tiempo tinieblas, pero ahora sóis luz en el Señor, andad como hijos de la luz (porque el fruto de la luz consiste en la bondad, en la justicia y en la verdad), juzgando por experiencia qué es lo que le agrada al Señor; y no toméis con ellos parte en las obras infructuosas de las tinieblas; por el contrario, condenadlas abiertamente".
(Ef 5,3-11).

No cometer actos impuros significa, en el fondo, educarnos para el amor verdadero, que respeta al prójimo como hijo de Dios y a sí mismo, como templos del Espíritu Santo. Nuestra sexualidad, querida por el Señor, es una poderosa fuente de energia, si es vivída de forma inteligente y modo evangélico. Ella nos ayuda a amar a nuestro prójimo en su plenitud humana y espiritual, y es anticipo del Amor que encontraremos en la eterna Luz del cielo.

La castidad

es vivir la sexualidad según el proyecto de Dios y tener en el corazón un amor grande que nos haga mirar las cosas y a las personas con la mirada pura de Dios. San Pablo nos habla también de la falta de castidad. Consiste en cualquier comportamiento, pensamiento o deseo que ofenda a la santidad y belleza de nuestro cuerpo. Son pensamientos, palabras, acciones, lecturas que ofuscan la pureza del corazón. La castidad evangélica es para todos. hace capaces de amar de modo completo y santo, de dominar nuestro cuerpo, el corazón y la mente. Sin Luz y sin Gracia, el hombre se genera disgustos, desprecio de sí, sufre insatisfacción, ira y anula la conciencia.

Desde siempre los Padres de la Iglesia nos han enseñado los peligros de las pasiones sexuales, porque son un verdadero azote y causan ruína.

Te puede interesar