Decálogo

#

Maestro, ¿qué debo hacer?

"Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida eterna? al joven que hizo esta pregunta, Jesús responde: Si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos". Y añade: "Si quieres ser perfecto, anda", vende lo que tienes y dalo a los pobres, y tendrás un tesoro en el cielo. Luego ven y sígueme".
(Mt 19,21)

Esta segunda respuesta no anula la primera. Seguir a Jesús implica guardar los mandamientos.

El Señor es nuestro Dios

El hombre, en la elección de las reglas de sus acciones, está predispuesto a preferir las que provienen de los deseos de la carne, ni siquiera él plantea muchas pasiones a sus ídolos, y por lo tanto sigue siendo un esclavo.
Desde los albores de su existencia, se ha examinado siempre si su acto, en comparación con lo que viene de lo más profundo de su esencia, es el correcto.

El sentido del bien, o más bien la moral correcta, la cual ha pasado por altibajos, que influyen en la sociedad, las culturas y los pueblos. La moral es, por lo tanto, para el hombre correcto, la manera de conseguir el bien y alcanzar la paz interior.
Con este fin Dios para rescatar al hombre y guiarlo en el tiempo por las calles intransitables del mundo, donó los Diez Mandamientos. Son normas dictadas por su ardiente amor que el hombre necesita para actuar con rapidez en el camino del verdadero bien y ganar la batalla contra su propio egoísmo. Este es un medio necesario para lograr el amor y obtener, a la hora señalada, el premio eterno.

Dios que es Amor, Bondad, Sabiduría, Fuerza, potencia, Perfección, es decir, el Todo, le invita con un comando de amor: "Si quieres ser un hombre justo y bueno, hay que seguir los Diez Mandamientos, no hay otros atajos." Por lo tanto, trata de consultar a tu intelecto, pensar de manera lógica y ver qué tan profundo llega la invitación de Dios, y la misma razón por la que se entiende que el Decálogo es necesario para construir su propia naturaleza humana.

En todas partes del mundo y bajo cualquier sistema legal, los ladrones, los asesinos, los mentirosos son procesados cuando cometen delitos, sin embargo, hay comportamientos que implican la moralidad humana como el respeto por el padre y la madre, desear la esposa de su vecino y la propiedad de otro que están fuera de la ley civil, pero en la ley moral y natural. De ahí la necesidad de rechazar los deseos no saludables, para que no entren en la mente para activar la voluntad y convertirse en acciones; esta es la única forma de eliminar de raíz lo que todavía no es, pero que podría ser.

El hombre es por naturaleza egoísta, perezoso, incrédulo, indiferente, aprisiona el deseo íntimo, lo bloquea y rechaza. Sin embargo, el mal siempre tiene consecuencias para quienes lo cometen, ya que corrompe, deteriora la razon del corazón y reduce la capacidad de amar. También alimenta el orgullo que sumerge al hombre en la desesperación y la miseria. La verdadera alegría, por el contrario, es amar y ser amado, y todo lo que les impide cumplir con este amor produce tristeza, soledad y egoísmo. El egoísmo, a continuación, genera sed de todos los deseos y sirve de combustible para placeres que queman y producen una sed que nunca se puede apagar.

Las reglas del Decálogo preservan al hombre de la miseria y lo llevan por el camino del amor, son un patrimonio restringido a los creyentes? No, es una herencia a la que todos pueden acceder con abundancia. Para recoger los martillos de la moral activa siempre, pero aún más decidido ahora, no queda más que observar en el tiempo el resultado de sus perversas mentiras. Ellos, de hecho, no sabrán cómo responder a la desesperación de sus hijos que preguntan la razón de su existencia, tanto en el inmenso vacío de sus corazones, como en lo relacionado al verdadero amor que no defrauda, pero no saben dónde encontrar.

Los tres primeros mandamientos del Decálogo que se refieren al culto de Dios, son los más importantes porque el Todopoderoso tiene precedencia sobre todo y, por lo tanto, debe ser amado y adorado por encima de todo. Este deber no está reservado sólo para los creyentes, sino para todos los que se preguntan el objetivo final de la vida o, más bien, la razón de vivir. Es una pregunta que debe ser respondida porque se trata de su propia existencia, que abre el horizonte de la esperanza y de la eternidad. Esto significa entender que Dios está cerca de nosotros en la alegría y en el sufrimiento y esperando para ayudarnos con preocupación y amor en el caso de requerirlo.
Es fácil de entender que cuando un hombre está separado de Dios no es nada, mientras que, uniéndose a Él es la vida, el poder, la fuerza, la sabiduría, la templanza, la justicia, la prudencia, la bondad, la misericordia, la caridad y muchas otras virtudes hasta el infinito, las cuales al ser adquiridas por nosotros, nos convierte en sus hijos en el Espíritu.

Vivimos en una sociedad la cual se basa en la ciencia del mundo y que no es capaz de elevarse al nivel sobrenatural, sino que tiende a disminuir lo sobrenatural para hacerlo descender a su nivel, relega la existencia de Dios como resultado de alguna especulación filosófica sin ninguna importancia. Dicen, con sus conocimientos, que no se puede probar científicamente la existencia de Dios, por lo tanto no puede existir el Todopoderoso. Cegados por su orgullo, que propaga esta mentira no pueden ver los grandes testimonios que Dios ha dado a través de hechos sorprendentes. Sería suficiente detenerse y reflexionar sobre las curaciones milagrosas que tuvieron lugar en los santuarios marianos como Lourdes, Fátima, o por medio de los santos, como San Francisco de Asís, el Padre Pío, San Antonio de Padua, sólo para nombrar unos pocos.

A un joven que le preguntó qué debía hacer para heredar la vida eterna, le responde: "Si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos". "No penséis que he venido para derogar la ley o los profetas; no he venido para derogar, sino para que se cumplan. Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo sea cumplido. De manera que cualquiera que quebrante uno de estos preceptos, aunque sea mínimo, y así enseñe a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos y el que los cumpla y los enseñe será llamado grande en el reino de los cielos ".
(Mt 5,17-19).

La observancia de los Diez Mandamientos es necesaria para caminar hacia la libertad; la primera libertad. San Agustín escribe a este respecto: "Consiste en estar libre de crímenes... como el asesinato, el adulterio, la fornicación, el robo, el fraude, el sacrilegio y así sucesivamente Cuando uno comienza a a no tener ninguno de estos crímenes, comienza a levantar la cabeza hacia la libertad, pero esto es sólo el principio de la libertad, la libertad perfecta...".

LOS DIEZ MANDAMIENTOS

  1. No tendrás otros dioses delante de mí.
  2. No tomarás el nombre de Dios en vano.
  3. Santificaras las fiestas.
  4. Honraras a tu padre y madre.
  5. No matarás.
  6. No cometerás adulterio.
  7. No robaras.
  8. No darás falso testimonio.
  9. No codiciarás la mujer de tu prójimo.
  10. No codiciarás los bienes ajenos.

La relación entre la libertad del hombre y la ley de Dios tiene su centro íntimo en la conciencia moral con que se realizan los actos humanos y a través de estos actos de maldad o de bondad, se producirá en el hombre, su propio cambio. Los actos de buena fe le conducirán hacia la perfección de la virtud.

"Todos los seres sujetos a convertirse no permanecen idénticos, sino que pasan continuamente de un estado a otro por medio de un cambio que siempre funciona, para el bien o para el mal".
(San Gregorio de Nisa).

"No sigan la corriente de este mundo, sino sean transformados mediante la renovación de vuestra mente, para que puedan discernir la voluntad de Dios, lo que es bueno, agradable y perfecto".
(Rm 12,2).

Antes de proceder con la exposición detallada de los Diez Mandamientos, termino esta primera exposición con un pensamiento breve, pero no menos ilustrativo. En este período oscuro de nuestra jornada terrenal, que parece mucho más brillante para nosotros, vemos con horror el sepulcro, un agujero oscuro, donde nuestro cuerpo se volverá lodo al descomponerse. Para no caer en la desesperación debemos tener la seguridad de que a partir de ese barro surgirá una llama, una luz que es el alma.

El alma que es el regalo de Dios, encontrará a Dios al unirse a él en la morada eterna, previamente, sin embargo, tendrá que someterse al juicio divino que tendrá consecuencias eternas ya sea de alegría o de condenación. Sería bueno pensar antes de suenen las campanas también para nosotros, ya que llegamos al final de nuestro tiempo en la tierra.

Una invitación especial

Si usted quiere lograr esta alegría y adquirir las virtudes, escuchar la invitación de Jesús: "Todo lo que pidáis en la oración, recibiréis" (Mt 18:20). De hecho, sin oración, ningún camino espiritual es posible, ni se puede seguir las huellas de Jesús, nuestro Salvador.

Se Si desea acceder a la invitación, o simplemente orar desde su casa, haga clic aquí y encontrará un extraordinario grupo de oración. Usted, por lo tanto, se unirá espiritualmente a los muchos hermanos y hermanas en todos los continentes, y su vida va a cambiar.

Si desea recibir el folleto de oración complete el siguiente formulario y recibirá en su dirección sin tener que efectuar cancelación alguna.

Puede visitar el grupo de oración después de haber leído y meditado en las siguientes interesantes páginas.

Te puede interesar