Caridad

Caridad

Amor

Desafortunadamente en este momento el corazón del hombre está lejos de oír a Dios, se remece y tambalea en las tormentas de la crisis en el mundo, en esta sociedad que tiende a trivializar la delincuencia y para defender la inmoralidad.

Nos hemos perdido en la tormenta de los sentidos, abrumado por la afluencia masiva de pasiones y hemos sucumbido ante ellas. Por lo tanto, debemos estar dispuestos a aceptar la invitación de Dios para liberar el corazón de la esclavitud de las pasiones para que sea lleno de su amor.

La comunión con Dios

Si yo hablara todas las lenguas de los hombres y de los ángeles, si no tengo amor, soy como una campana que resuena o un platillo que retiñe.
Aunque tuviera el don de la profecía y conociera todos los misterios y toda la ciencia, aunque tuviera toda la fe, una fe capaz de trasladar montañas, si no tengo amor, no soy nada.
Aunque repartiera todos mis bienes para alimentar a los pobres y entregara mi cuerpo a las llamas, si no tengo amor, no me sirve para nada.
El amor es paciente, es servicial; el amor no es envidioso, no hace alarde, no se envanece, no procede con bajeza, no busca su propio interés, no se irrita, no tiene en cuenta el mal recibido, no se alegra de la injusticia, sino que se regocija con la verdad. El amor todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.
El amor no pasará jamás. Las profecías acabarán, el don de lenguas terminará, la ciencia desaparecerá pero el Amor hermanos... el Amor permanecerá para siempre".
(1 Cor. 13: 1-13).

A veces se confunde el amor con el sentimiento, las emociones, ¿cuántas veces una situación trágica que nos afecta, genera profundamente este sentimiento que nos hace llorar, pero todo termina allí, porque creemos que otros tendrán que tomar medidas. A continuación, nuestra mente será capturada por otras situaciones y otros eventos. La caridad no es el resultado de la emoción momentánea, sino la expresión activa del amor, que vive y se alimenta de amor, sin ella no se puede existir, ni vivir o trabajar.

Entonces, ¿qué es la caridad? No se puede entender la esencia de la caridad, si primero no se entiende lo que es el verdadero amor. Los que verdaderamente aman también están dispuestos a dar su vida por la persona amada. Como se refleja en las madres que no dudaron en sacrificarse por el bien de sus hijos. El amor no hace cálculos de riesgo, no se fija en las ganancias, ni en el futuro. Solo considera la necesidad de ejecutar una acción por el bien de su ser querido. Quien ama no teme a la renuncia, el trabajo duro y está dispuesto a hacer cualquier cosa para acelerar las circunstancias por el bien de la persona amada. Si es natural, como debe ser, que la madre corra ante las necesidades del niño, como tiene que ser asi como precipitarse ante cualquier necesidad de la persona que amas. Es el fuego que dispara el amor del corazón y lo convierte en la fuerza motriz de la acción orientada al bien de la persona amada. ¿Cómo se puede permanecer inerte ante el sufrimiento y las necesidades de la persona amada? No, no se puede, es el corazón que va más allá de su propia razón, además de su propio egoísmo, un impulso que no se puede extinguir porque en él está contenida toda su esencia.

Quien realmente experimentó lo que es esta fuerza conoce el poder del amor. El verdadero amor se genera directamente en el horno del corazón de Dios. De él se generan dardos de fuego que alimentan el deseo del bien que arde sin quemar e impulsan a actuar siempre con el más alto bien. Sólo basándonos en los sentimientos humanos podemos difícilmente considerar el amor hacia los niños, o hacia el consorte, mientras que el amor de Dios cautiva tu corazón, eleva tu alma hacia un horizonte en el cual los demás son tus hermanos en Dios, tu corazón no sería capaz de discriminar a tal o cual, todo el mundo se puede comprender a través del amor de Dios. Podemos ver a los santos en acción, un amor activo, la verdadera compasión, en el cual el tiempo no tiene lugar, y los llevaba a correr hacia los más necesitados, para llevarles aun a través de una sonrisa, la luz de Dios.

Esta fuerza del amor al prójimo es la caridad que nada pregunta y todo lo da. Sin el amor de Dios no se puede tomar posesión de ella. A continuación, para cada uno de nosotros se abre la posibilidad de tener esta fuerza, siempre y cuando nos permitimos retornar al amor de Dios ¿Cómo dicen las palabras del Evangelio: "Nada es imposible para Dios".

Cuando una planta se ve privada de agua y luz solar, se desvanece rápidamente, decae y muere. Del mismo modo cuando la persona es privada de amor pierde el gusto por la vida. Este amor que ni el tiempo ni las pruebas de la vida serán capaces de consumir, se encuentra sólo en Dios. Todo hombre es atraído a un único amor que trasciende, supera y lo transforma. El amor es la vida. El amor es como la sangre que fluye en sus venas, es el corazón, es como el ojo que ve, es el oído que escucha a Dios en toda la realidad.

El amor desea llegar a la cima sin ser frenado por las cosas terrenas. Demanda tener la libertad para mirar hacia dentro, sin obstáculos, para no sufrir molestias y en los intereses temporales no ser abrumado por ninguna dificultad. Nada es más dulce que el amor, nada es más fuerte, más alto, más grande, lleno de alegría, más bien, en el cielo o en la tierra, porque el amor viene de Dios y sólo en Dios puede encontrar descanso.

El que ama volar, corre felizmente; da todo para todos, y, en general, encuentra su paz suprema en Aquel de quien desciende y viene, todo en él es bueno; no se fija en la entrega, sino mira al donador.

El amor no conoce medida, el fervor cruza todas las fronteras. El amor no tiene en cuenta la fatiga, anhela más lo que no puede alcanzar, no presenta excusas, porque cree que todo es posible y fácil. El que ama todo lo puede, pero quien no ama, fracasa en su intento. Para el amor no existen los relojes incluso el sueño, y no se rinde aunque se encuentre abrumado y cansado. Erupciona hacia lo alto y procede seguro cómo llama viva y ardiente. El amor es: sensible, sincero, dedicado, feliz, sereno, fuerte, paciente, fiel, prudente, longánimo, viril y siempre desinteresado.

A veces nos damos cuenta de que no podemos amar a Dios y al prójimo, porque no somos capaces incluso de amarnos a nosotros mismos. Nos duele el corazón cuando no se tiene el amor verdadero, el único que puede saciar este fuego hasta la ebriedad es el amor de Dios, ya que tiene una fuerza incomparable y posee la propiedad inexpresable de regenerar el corazón humano y le da una alegría completa.

La caridad quema cualquier sentimiento negativo: ira, celos, venganza, envidia, soberbia, sed, el desprecio y explotación. Sus frutos son: la alegría, la paz y la generosidad.

A continuación se puede entender cuál es el fundamento de la caridad. No sólo eso, será recibido a través de un viaje fascinante para descubrir una de las verdades más sublimes que pueden cambiar su vida.

Si sientes en ti el deseo de lograr esta gran virtud es que Jesús te anima: "Todo lo que pidáis en la oración, lo recibiréis" (Mt 18:20). No rechaces esta llamada ni la experiencia de la misericordia infinita de Dios, como el amor fraternal de muchos hermanos y hermanas maravillosos, participando en el grupo de oración "Monasterio Invisible de Caridad y Hermandad". Es gratis y no hay compromisos que deba cumplirse si quiere orar a través del tiempo junto con miles de hermanos y hermanas de todo el mundo.

Una invitación especial

Si usted quiere lograr esta alegría y adquirir las virtudes, escuchar la invitación de Jesús: "Todo lo que pidáis en la oración, recibiréis" (Mt 18:20). De hecho, sin oración, ningún camino espiritual es posible, ni se puede seguir las huellas de Jesús, nuestro Salvador.

Se Si desea acceder a la invitación, o simplemente orar desde su casa, haga clic aquí y encontrará un extraordinario grupo de oración. Usted, por lo tanto, se unirá espiritualmente a los muchos hermanos y hermanas en todos los continentes, y su vida va a cambiar.

Si desea recibir el folleto de oración complete el siguiente formulario y recibirá en su dirección sin tener que efectuar cancelación alguna.

Puede visitar el grupo de oración después de haber leído y meditado en las siguientes interesantes páginas.

Te gustaría saber