Apariciones

#

Garabandàl

El acontecimiento se desarrolla entre el 18 de junio de 1961 y el 13 de noviembre1965: la Virgen y el arcángel Miguel, aparecieron muchas veces en el pueblito español de San Sebastián de Garabandal, en la diócesis de Santandér. Los videntes son cuatro niñas entre los 11 y los 12 años: Conchita Gonzalez, Maria Dolores (MariLoli) Mazon, Jacinta y Maria Cruz Gonzalez.

Las apariciones del Ángel

En sus mensajes la Virgen siempre ha aparecido en la calidad de Virgen del Monte Carmelo.
A pesar de que la Iglesia no se ha pronunciado todavía respecto a un posible reconocimiento eclesiástico, las apariciones de este lugar son conocidas en todo el mundo.

El 18 de Junio de 1961, a las ocho y media de la tarde, cuatro niñas de la aldea de San Sebastian de Garabandal, (Santander, -E-), oyeron un estrepitoso trueno. El firmamento estaba despejado y sin nubes. Conchita vio un resplandor maravilloso donde se entreve una esplendida figura. Ante esta maravillosa aparicion cae de rodillas. Ante esta maravillosa aparición cae de rodillas. Las amigas, temiendo que Conchita haya tenido un malestar, hacen algunos pasos para socorrerla cuando les aparece un Ángel luminoso. Impresionadas de la luminosidad y de la figura del querubín, quedan petrificadas y absortas en silenciosa contemplación. Este personaje desaparece enseguida de la mirada de las chicas.
Turbadas por el acontecimiento y presas de la agitación, las niñas regresan a la aldea y van instintivamente hacia la iglesia de la aldea. Sus caras blanqueadas suscitan la curiosidad de la gente y la aparición se vuelve pronto nota. Durante los doce días que siguieron, el ángel todavía apareció ocho veces y luego el primer julio les habló por la primera vez.¿Sabéis por qué he venido? Pregunta. "Para anunciar que mañana, domingo, la Virgen Maria os aparecerá como nuestra Señora del Monte Carmelo.".

Primera aparicion de la Santa Virgen María

(2 julio 1961 - fiesta de la Visitacion).

Hacia las seis por la tarde las jovenes se dirigen al lugar de las apariciones y entran enseguida en éxtasis. En una luz clara, Maria Santisima aparece con un vestido blanco y una capa azul, con una corona de estrellas de oro. Sobre la muñeca derecha, entrega colgado a una cinta un escapulario cafe mientras sobre el brazo izquierdo el Niño Jesús se sienta. Dos Ángeles estan a su lado y en uno reconocen a Miguel. La Santa Virgen las saluda y las invita a pedir con Ella enseñándoles el verdadero rezo del santo Rosario, y al final las exhorta a cantar algunas alabanzas. Por fin la Madre de Dios antes de la despedida le preanuncia Su nueva aparición para el 3 de julio.

Anuncio del gran milagro

En enero del 1963, la Santisima Virgen predice a Conchita un gran milagro del que hace ver en antelación la magnificencia y también le dice la fecha con la obligación de no hablar de ello.
El milagro ocurrirá un jueves a las 20.30 horas y durará un cuarto de hora. Tal acontecimiento milagroso tendrá un sentido positivo para toda la Iglesia y ocurrirá en la solemnidad de un joven mártir, un santo muy apegado a la devoción eucarística. Además la vidente señala la posible fecha del 13 de abril, sin hacer público el año, y añade que sobre el lugar de la aparición quedará una señal sobrenatural del milagro visible por la eternidad. Antes de este milagro comparecerá una señal malvada sobre la Tierra. Además el acontecimiento no será sólo visible a Garabandal, sino en una zona amplia ya que también será observado por los montes circunstantes. Con ocasión del milagro todos los enfermos que estarán presentes en este lugar se curarán, no sólo los enfermos creyentes sino que también los incrédulos.

La vision de la Justicia Divina

El 19 junio de 1962 aparece el arcángel Miguel a Maria Dolores y a Jacinta, avisando que la Santisima Virgen quiere sólo hablar con ellos la tarde siguiente. Conchita, que no habia podido ir con las compañeras sobre el lugar de las apariciones, porque estaba enferma, cae en éxtasis y toma parte en esta aparición a través de una visión. Las personas que están cercanas a su cama escuchan a la chica gritar: "¡Terrible! ¡No, este no lo escribiré!." Más tarde las videntes regresan llorando a causa de la fuerte emoción sin pronunciar palabra con alguno. La tarde siguiente van solas al lugar de las apariciones, tal como fue establecido por el arcángel a Miguel; los habitantes de la aldea sólo escucharon gritos y algunos de ellos podian formar las siguientes palabras: "¡Haces primero morir los niños pequeños!" ¡Le das a la gente el tiempo de confesarse!" Un día las videntes hablarán de este episodio nocturno exclamando: "¡Fue terrible, como si hubiéramos sido puestas a la hoguera! ¡Vimos el fin de los tiempos!."

El milagro de la Hostia

Las niñas pidieron al ángel de cumplir un milagro de modo que la gente pudiera creer, este por fin consintió y anunció para el 18 de junio, que la comunión invisible que les suministró siempre a ella y a sus compañeras que en aquel día habría sido visible sobre la lengua de Conchita. Habrían tenido que anunciar esto con quince días de antelación. En efecto en aquel día, Conchita cayó en éxtasis, mientras que la gente se agolpó alrededor, tiró fuera la lengua y allí apareció una blanca hostia brillante. Un testigo que se encontró a pocos centímetros eliminó toda duda de estafa y afirmó: "No parecia haber sido depositada allí, pero se pudo describir como si se hubiera materializado, más velozmente de lo que pudiera percibir el ojo humano." ¡De este episodio sobrenatural existe hasta una foto!

Mensaje del 18 junio 1965

El día 8 de diciembre de 1964 la Virgen le anuncia a Conchita la aparición del arcángel Miguel para el 18 de junio de 1965 con un nuevo mensaje suyo. En este día unas mil personas, de cada parte del mundo, se juntan a Garabandall. Afluyen sobre el lugar de las apariciones para ver el ángel y hasta con la intención de fotografiarlo. Conchita en éxtasis acoge el mensaje de la Virgen por la mediación de Miguel, no parece para nada sacudida o tocada por esta confusión.
Al dia siguiente el mensaje viene anunciado publicamente: Como no se ha cumplido y no se ha hecho conocer al mundo mi mensaje del 18 de octubre, de 1961, os diré que éste es el último; antes la copa se estaba llenando ahora está rebosando. Los sacerdotes van muchos por el camino de la perdición, y con ellos llevan a muchas más almas. A la Eucaristía cada vez se le da menos importancia. Debéis evitar la ira de Dios sobre vosotros con vuestros esfuerzos. Si le pedís perdón con vuestras almas sinceras El os perdonará. Yo, vuestra Madre, por intercesión del Ángel San Miguel, os quiero decir que os enmendéis. Ya estáis en los últimos avisos. Os quiero mucho y no quiero vuestra condenación; pedidnos sinceramente y nosotros os lo daremos, debéis sacrificaros más; pensad en la pasión de Jesús".

La ultima aparicion

(13 noviembre 1965)

Aquel día, la vidente se encamina sobre la colina de la aparición, preparándose a la espera. No tiene dudas y es iluminada por devoto fervor en el corazón. La Santisima Virgen le aparece con el rubio Niño Jesús, envuelto por una túnica, entre los brazos, Maria le pregunta a Conchita si le sera siempre fiel; la chica contesta que sería más fácil para ella si más a menudo pudiera verla; entonces la Beata Virgen contesta: "Vosotros vendréis todo ayudados, también mis hijos Loli, Giacinta y Maria Cruz... ¡Ésta es la última vez que tú me ves, pero aunque no me verás, yo siempre estaré contigo y con todos mis hijos!... Conchita ¿Por qué no vas a menudo a visitar a mi Hijo al Santísimo? ¿Por qué te dejas llevar de la pereza, no yendo a visitarle cuando os está esperando de día y de noche?"
Conchita le pide a la Virgen de llevarla con Ella, pero la Madre de Dios le contesta que tiene que quedarse sobre la Tierra para cumplir obras buenas y velar por el prójimo, y despues será llamada con Ella. La vidente a estas palabras baja la mirada en señal de obediencia al deseo de Maria, cuando ellos realza ve que la aparición se ha desvanecido. Casi congelada por el frío, la niña se apresura en regresar.

La posición de la Iglesia

La duda y el estado de incertidumbre señalados él en los años del silencio, 1963 -1965, tuvieron ventaja. Sucesivamente las videntes fueron atenazadas por las dudas. En 1965 Maria Cruz suscribió después de un interrogatorio de haber aparentado un éxtasis, asi como también Dolores y la misma Conchita fueron atormentadas por las dudas acerca de la presencia de Cristo en el Santisimo Sacramento y sobre su vocación. Cuando habló en confesión a Conchita hizo remontar el origen de su confusión al dueño del mal que la exhortó a retractar las apariciones.

A las videntes sólo les quedó la calle del sufrimiento y la cruz; sin embargo con el pasar del tiempo, los mensajes de Garabandàl iniciaron a difundirse.
El Ordinariato de Santandér introdujo en el agosto de 1961 una comisión de investigación, ella que pero se mostró desde el principio orientada hacia el escepticismo. En breve la comisión llegó a la decisión conclusiva: las apariciones no fueron sobrenaturales.
Los testimonios de centenares de médicos y los religiosos que observaron las apariciones y las juzgaron bajo más aspectos como "inexplicables", no fueron tomados en ninguna consideración.
En el octubre del 1968 la atención a los fenómenos milagrosos de Garabandàl fue testimoniada por parte de las masas de los peregrinos.
En abril de 1970 la Congregación por la doctrina de la fe declaró susodichas apariciones falsas y no dignas de credibilidad por parte de los fieles.
Desde 1971 iniciaron a evidenciarse actitudes contrastantes de los obispos españoles, de aquellos abiertamente contrarios a los fenómenos de Garabandàl a aquellos más tolerantes, como Juan Antonio del Val Gallo, que hizo abrir de nuevo la investigación.
En total a Garabandàl se cuentan dos mil apariciones celestes y fenómenos estelares, convalidados por numerosas curaciones milagrosas, conseguidas por intercesión de la Virgen y aceptados como tales por la ciencia. Tales curaciones confirman sin ninguna duda la presencia real de Maria Santisima en este lugar.

La Virgen ha anunciado en Garabandàl tres acontecimientos de alcance universal: la advertencia Divina, el milagro maravilloso y el castigo de la Justicia Divina. No ha hablado del fin del mundo, pero si del fin de los tiempos.

Volvemos a invitar

Si la oración ha despertado un mínimo interés, como medio único e indispensable, para establecer una relación con Dios, la Virgen María, Jesús y reestablecer una relación armónica con tu cuerpo y en las relaciones interiores de la sociedad, acepta la invitación de Jesucristo, pincha aquí encontrarás a un maravilloso grupo de oración hecho adrede para tí. Podrás, desde tu cuarto, unirte espiritualmente a muchos estupendos hermanos esparcidos por los cinco continentes, y tu vida cambiará.

Rellena el formulario y recibirás en tu casa, sin coste alguno, el folleto "Monasterio Invisible de Caridad y Fraternidad". Los datos enviados están tutelados por ley y son considerados reservados.

Te puede interesar