Ángeles

#

El cielo y la tierra

Los Ángeles son "sirvientes" y mensajeros de Dios. Por el hecho que siempre "ven la cara del Padre ... qué está en los cielos".
(Mt 18,10)

Ellos son "Potentes ejecutores de sus órdenes, listos a la voz de su palabra".
(Sal 103,20).

Seres de Luz

En este tiempo, donde todo parece estar fuera de control, muchos se disgustan por los daños provocados por el individualismo exasperado, por el materialismo expandido y por la falta de comunicación entre los seres humanos.

Es tiempo de que el hombre reconozca su capacidad para redescubrir el Ser Celestial, esto es, que este Ser le trasmita un conocimiento más profundo y le ayude en la transfiguración de sí mismo y del mundo de la cual él es protagonista.

El ángel es siempre el más relegado en la mente, como un reclamo de belleza o de un amor ideal que se pierde en los recuerdos de la infancia.

La racionalidad exasperada nos deja incapaces de descubrir su aspecto trascendente, su verdadera naturaleza celestial.

La capacidad de descubrir este sorprendente mundo angélico es una competencia que se puede recuperar a condición a que se restituyan las claves de la contemplación por delante de la invasión de las imágenes construidas por la tecnología moderna.

El hombre tiene la necesidad de recibir las cosas de Dios a través de la naturaleza del alma, la única que tiene el sentido espiritual, la única capaz de formar la iluminación e infundirlo al intelecto. El ángel puede actuar en esta esfera como un instrumento de conocimiento, como vehículo de revelación, como paso de ingreso para una comprensión mejor, y hacernos iniciar aquel viaje ascendente a través de Dios.

Los ángeles son nuestros maravillosos aliados y pueden:

  • Infundir un fuerte deseo de obedecer a la verdad.

  • Estimularnos a mirar de nuevo a los otros para amarlos.

  • Pedir obediencia, la sumisión, la humildad ante Jesús.

  • Ayudar a combatir el mal y oponernos a él.

Los ángeles pueden, con nuestro consentimiento, capturarnos el corazón para elevarlo más allá del tiempo e infundirnos la nostalgia del cielo. Pueden, con una invitación suave, trasmitirnos el deseo ardiente de caminar bajo la ley de Dios.

El mundo angélico es como un océano espiritual que mueve toda la realidad. Su mirada sobre nosotros está impregnada de amor y de dulzura infinita.

Este mundo, a pesar de todo, puede todavía maravillarnos por su belleza y encanto. Esto demuestra que la naturaleza no es solamente un complejo mecanismo constituido de partículas y energía física, sino que es una expresión armoniosa de Dios, de la cual los ángeles son los instrumentos.

¿Los ángeles quiénes son?, ¿Cómo pueden ayudarnos?, ¿Cómo son revelados a los Santos? Es un viaje apasionante en un mundo por descubrir que fascina.

Una invitación especial

Si usted quiere lograr esta alegría y adquirir las virtudes, escuchar la invitación de Jesús: "Todo lo que pidáis en la oración, recibiréis" (Mt 18:20). De hecho, sin oración, ningún camino espiritual es posible, ni se puede seguir las huellas de Jesús, nuestro Salvador.

Se Si desea acceder a la invitación, o simplemente orar desde su casa, haga clic aquí y encontrará un extraordinario grupo de oración. Usted, por lo tanto, se unirá espiritualmente a los muchos hermanos y hermanas en todos los continentes, y su vida va a cambiar.

Si desea recibir el folleto de oración complete el siguiente formulario y recibirá en su dirección sin tener que efectuar cancelación alguna.

Puede visitar el grupo de oración después de haber leído y meditado en las siguientes interesantes páginas.

Te puede interesar